Parque Arqueológico de Guissona, Área de las Termas

Municipio: Guissona

Comarca: Segarra (provincia Lleida)

Cronología: siglo II b.c. – VI dC

Promotor: ICAC, el Consejo de Guissona, UAB

Fechas: 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019

Las diferentes intervenciones arqueológicas llevadas a cabo desde Arqueòlegs.cat en el Parque Arqueológico de Guissona, antigua ciudad romana de Iesso, se han localizado en la zona correspondiente a las termas públicas de la ciudad. Las intervenciones han sido llevadas a cabo bajo la codirección del arqueólogo Oscar Trullàs, en el marco de un proyecto de investigación dirigido por los profesores Dr Josep Guitart y Dr Joaquim Pera.

Las diferentes intervenciones realizadas en este sector pretenden identificar los diferentes ámbitos y estructuras que conforman el edificio termal de la ciudad, así como poder establecer su secuencia crono-evolutiva a lo largo de la historia de la ciudad.

Los trabajos científicos en la Zona de las Termas se iniciaron el any1975, a partir de un equipo de la Universidad de Barcelona liderado por el Doctor Josep Guitart, poniendo al descubierto los restos de un edificio que fue interpretado desde el primer momento como correspondiente a un conjunto termal de carácter público.

A pesar de la importancia de los hallazgos hechos en aquellos momentos, los restos se taparon y la zona fue destinada a usos agrícolas nuevamente. Exceptuando algunos sondeos efectuados en 1983 que no aportaron muchos datos sobre el complejo termal, no fue hasta el año 2004 que la investigación arqueológica en torno al edificio termal público de la ciudad se reanudó.

Nos encontramos ante un edificio termal con unas dimensiones aproximadas de 1500 m2 en su momento de máximo esplendor, presentando un mínimo de 3 fases de reformas entre los siglos I aC y II dC.

La construcción del primer edificio termal, a mediados del siglo I aC, se realizó en un espacio ocupado hasta entonces por un barrio de casas de época republicana. De este primer momento sólo tenemos constancia en algunos puntos determinados, sin embargo, los datos disponibles permiten aventurar su funcionamiento y establecer el conjunto de ámbitos que lo integran.

Durante la segunda fase, a medios siglo I dC, es el momento en que se produce una ampliación, modificación y seguramente monumentalización del edificio, junto con la pervivencia de algunos elementos de la fase precedente. A pesar del aprovechamiento de algunas estructuras de la fase anterior, se realzará el nivel de uso mediante un terraplén y el parcial cubrimiento de otras estructuras de cronología anterior. Es también durante esta segunda fase que se construirá la natatio.

Finalmente encontraremos una tercera fase de reformas, la cual, no obstante, nos es un poco desconocida, ya que las estructuras están prácticamente desaparecidas o conservadas muy parcialmente. Esta última fase se correspondería al final de la época Flavia, y se identificaría por un nuevo pavimento que realza la cota de circulación un metro aproximadamente.

Durante la tercera fase modifican los ámbitos relacionados con el caldarium de la segunda fase. Así, se construye una pequeña piscina de agua fría sobrepuesta en parte al antiguo caldarium, lo que obliga a desplazarse hacia el sur y construir una nueva estancia calefactada con sistema de hipocausto sobrepuesto a la anterior.